«Un de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo.»

Plutarco