Las personas con conexiones íntimas viven vidas más largas, tienen menos problemas de salud y mucho menos riesgo de caer en depresión, alcoholismo, desórdenes alimenticios o de desarrollar que las personas solitarias.

(Felicidad compartida: Guía práctica para una vida en pareja)