Estaba en el ático, la luz de la luna entrando por la ventana, cuando vi algo que me heló la sangre.