«El responsable de una Iglesia por una parte tiene que dejarse crucificar al mundo con la de la carne, y por otra, tiene que aceptar la decisión del orden , cuando procede de la voluntad de Dios, de dedicarse al gobierno con humildad, aunque no quisiera hacerlo.»

. general. 18 de junio de 2008.