“De un alma que está ya determinada a amaros y dejada en vuestras manos, no otra cosa sino que obedezca y se informe bien de lo que es más servicio vuestro”

(Sta. Teresa, en “Práctica del amor a Jesucristo”, S. Alfonso Mª de Ligorio, cap. XIII, p. 213)