HABLAR POR POLEMIZAR


EL ARTE DEL INSULTO

El gran polemista católico Louis Veuillot discutía un día con un majadero que no hacía más que vanagloriarse de sus antepasados. 

Veuillot puso fin a la disputa con estas palabras: 
-Yo asciendo de una familia de humildes campesinos. 
¿De quién desciende usted?