EL HOMBRE que no tiene es como una lámpara sin aceite.