Cuando se le ofreciere algún sinsabor y disgusto, acuérdese de Cristo crucificado y calle. Viva en fe y , aunque sea a oscuras, que en estas tinieblas ampara el alma. Arroje el cuidado suyo en Dios.”

(S. Juan de la , “A una carmelita”)