«Comprendan todas las almas que, si Dios no les cumple lo que le piden y necesitan, no fallará a su debido tiempo, si ellas son constantes y no desmayan y se desalientan».

(S. Juan de la Cruz, «Cántico espiritual»)