La pillería de un niño ¿Ejemplo a seguir….?
El Papa Julio II (1443-1513), gran mecenas de las artes, se cuenta que cuando decidió construir la , encargó el proyecto al arquitecto Bramante. (leer mas)

El Papa Julio II (1443-1513), gran mecenas de las artes, se cuenta que cuando decidió construir la Basílica de San Pedro, encargó el proyecto al arquitecto Bramante.
Cuando el arquitecto terminó el bosquejo, se lo mando al Papa, con uno de sus hijos pequeños. El Papa, después de examinarlo y charlar con el pequeño le comentó:
– Como el proyecto de tu padre, me ha gustado, voy hacerte un regalo
Y mostró al chico una bolsa con monedas, ducados de oro le dijo:

– Coge todas las que quieras para ti

Y el niño, con lógica y sensatez aplastante le contestó:

– No, Santo Padre, coja Ud., que tiene las manos más grandes.

 
 
 
 
Esa debería ser la actitud, lógica y coherente, de todo cristiano ante Dios: ¡Dios mío, lo que Tu quieras; que vas a escoger mucho mejor que yo!.

Luchar por hacer la voluntad de Dios es santidad. Y, además, es negocio.