«El más eficaz contra la del hombre se encuentra en el recuerdo de su grandeza, no en la memoria de sus miserias.»

(Card. Ratzinger)