El hombre juicioso sólo piensa en sus males cuando ello conduce a algo ; todos los demás momentos los dedica a otras cosas.

(Bertrand Russell)