Un día, estaba caminando por el río cuando vi una nutria nadando hacia mí. Pensé que era lindo, así que fui a acariciarlo. Lo siguiente que supe fue que me había arrancado la mano de un mordisco.