Internet, ese mundo imaginario.

Cuántas imaginaciones reciben alas para dejar de enfrentarse al problema (se me hiela el amor) y huir hacia adelante; y uno acaba pensando en otra vida, presumiblemente mejor, en vez de mejorar la única que uno tiene.
Continúa leyendo este sabroso microrelato…

La Gema había sido todo un triunfo. Por fin, se había dado cuenta de que su gran amor, Gema, por la que había roto toda con su familia, en su afán por desentrañar las últimas claves del ordenador central del Palacio de la Moncloa con el objetivo de poder vender sus secretos a la red de espionaje rusa y finalmente comprar una casita bien lejos y, así, casarse con ella (a quien ahora iba a conocer personalmente, después de una relación impersonal a través del ),… por fin se dio cuenta de que Gema, en realidad, tenía bigote y era el Sargento Domínguez, de la , de 52 años y pelo rizado e hirsuto, de la Brigada de de Internet.
Juan F.