Mientras camino por la jungla, veo un pavo real. Me acerco con cautela, pero no parece tenerme miedo. De repente, me ataca con su pico afilado y sus garras.