«El puede avergonzarte, pero si nunca lo intentas sólo terminarás con arrepentimiento», — Robert Herjavec