A DÓNDE NOS LLEVA ESTE TREN


VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:
“La sonrisa es una verdadera fuerza vital, la única capaz de mover lo inconmovible” (Orison Sweet Marden)

VIDA. UN VIAJE EN TREN
Un día leí un libro que comparaba la vida con un viaje en tren. 


Una comparación extremadamente interesante cuando es bien interpretada.Interesante, porque nuestra vida es como un viaje en tren, llena de embarques y desembarques, de pequeños accidentes en el camino, de sorpresas agradables, con algunas subidas y bajadas tristes. 


Cuando nacemos y subimos al tren, encontramos dos personas queridas que nos harán conocer el viaje hasta el fin: ¡ nuestros padres.! 


  Lamentablemente, ellos en alguna estación se bajaran para no volver a subir mas.

Quedaremos huérfanos de su cariño, protección y afecto. 


Pero a pesar de esto, nuestro viaje debe continuar- Conoceremos otras personas interesantes, durante la larga travesía: subirán nuestros hermanos, amigos y amores.

Muchos de ellos solo realizaran un corto paseo, otros estarán siempre a nuestro lado compartiendo alegrías y tristezas. 

  En el tren también viajaran personas que andarán de vagón en vagón para ayudar a quien lo necesite. 


Muchos se bajaran y dejaran recuerdos imborrables. 

Otros en cambio viajaran ocupando asientos, sin que nadie perciba que están allí sentados. 

CONTINÚA 

Es curioso ver como algunos pasajeros a los que queremos, prefieren sentarse alejados de nosotros, en otros vagones. Eso nos obliga a realizar el viaje separados de ellos. Pero eso no nos impedirá, con alguna dificultad, acercarnos a ellos. 



Lo difícil es aceptar que, a pesar de estar cerca… no podremos sentarnos juntos, pues muchas veces otras son las personas que los acompañaran.


Este viaje es así, lleno de atropellos, sueños, fantasías, esperas, llegadas y partidas. Sabemos que este tren solo realiza un viaje : el de ida.


Tratemos, entonces de viajar lo mejor posible, intentando tener una buena relación con todos los pasajeros, procurando lo mejor de cada uno de ellos, recordando siempre que, en algún momento del viaje alguien puede perder sus fuerzas y deberemos entender eso.


A nosotros también nos ocurrirá lo mismo, seguramente.

Alguien nos entenderá y ayudará.