No hay mayor dolor que recordar los tiempos felices desde la miseria.