Los niños a veces nos asombran con sus respuestas lógicas llenas de sentido común…

Una mañana estaba la maestra con sus alumnos en una escuela rural, cuando de pronto se presentó el inspector de enseñanza, el cual no creía en Dios, y queriendo transmitirles a los chicos la inexistencia de Dios, les dice:

– He venido en avión, volando por las alturas y no he visto a Dios por ninguna parte

 

A lo que una de la niñas le contestó:

– Es verdad, Señor Inspector, pero si se hubiera estrellado el avión y se hubiese muerto, si que habría visto a Dios