Todos la llamaban Mrs. Thompson.

Mientras estuvo al frente de su curso de 5¬ļ grado, el primer d√≠a de clases lo iniciaba dici√©ndole a los ni√Īos una mentira, como la mayor parte de los profesores.

Ella miraba a sus alumnos y les dec√≠a que a todos les quer√≠a por igual. Pero eso no pod√≠a ser del todo verdad: ah√≠ en la primera fila, desparramado sobre su asiento, estaba un ni√Īo, Teddy Stoddard.

Mrs. Thompson le hab√≠a observado el a√Īo anterior y hab√≠a notado que no hac√≠a buen equipo con otros ni√Īos, su ropa estaba muy descuidada y siempre parec√≠a necesitar un buen ba√Īo. Comenzaba a ser desagradable.

Mrs. Thompson disfrutaba al corregir los trabajos de Teddy con un rotulador rojo y colocando un gran cero en la parte superior de sus tareas.

En la escuela donde Mrs. Thompson ense√Īaba, se requer√≠a revisar el historial de cada ni√Īo. Dej√≥ el de Teddy para el final. Al revisarlo se llev√≥ una gran sorpresa.

La profesora de primer grado escribi√≥: ¬ęTeddy es un ni√Īo muy brillante, con una sonrisa sin igual. Hace su trabajo limpiamente y tiene muy buenos modales. Es un placer tenerlo en clase‚Ķ¬Ľ

Y as√≠ sigui√≥ la profesora de 2¬ļ grado, quien escribi√≥: ¬ęEs un excelente estudiante, se lleva muy bien con sus compa√Īeros de curso¬Ľ.

Y sucesivamente, todo eran elogios al alumno:¬†La profesora siguiente dijo en su comentario: ¬ęexcelente alumno, aunque se le nota preocupado. Su madre tiene una enfermedad incurable y el ambiente en su casa de debe ser muy dif√≠cil¬Ľ.

La profesora de 3er. grado escribi√≥: ¬ęSu madre ha muerto este curso, ha sido duro para √©l. Trata de hacer su mejor esfuerzo, pero su padre no muestra mucho inter√©s y el ambiente en su casa le afectar√° pronto si no¬†se¬†toman ciertas medidas¬Ľ.

Su profesor de¬†4¬ļ grado escribi√≥: ¬ęTeddy se encuentra atrasado en relaci√≥n a sus compa√Īeros y no muestra mucho inter√©s en la escuela. No tiene muchos amigos y en ocasiones duerme en clase¬Ľ.

Mrs. Thompson se había dado cuenta del problema y estaba arrepentida.

Se sintió peor cuando sus alumnos les llevaban sus regalos de Navidad envueltos con preciosos volantes y papel brillante, excepto Teddy. Su regalo estaba mal envuelto, con un papel amarillento que él había tomado de la pila de reciclaje de papel. A Mrs. Thompson le tiró para atrás abrir ese regalo en medio de los otros presentes.

Algunos ni√Īos se rieron cuando al abrirlo encontr√≥ un viejo brazalete y un frasco de perfume con s√≥lo un cuarto de su contenido.

Ella detuvo las burlas de los ni√Īos al exclamar lo precioso que era el brazalete mientras se lo probaba y se colocaba un poco de perfume en su mu√Īeca.

Teddy Stoddard se qued√≥ ese d√≠a al final de la clase el tiempo suficiente para decirle: ¬ęMrs. Thompson, hoy usted huele como sol√≠a oler mi madre

En cuanto el ni√Īo se fue, llor√≥ largamente.

Desde ese d√≠a dej√≥ de ense√Īar aritm√©tica a los alumnos, a leer y escribir; en lugar de eso comenz√≥ a educarles.

Mrs. Thompson puso atención especial en Teddy.

Al trabajar con él, su cerebro comenzó a revivir. Mientras más le apoyaba él respondía más rápido.

Al fin del ciclo escolar, Teddy se hab√≠a convertido en uno de los ni√Īos m√°s aplicados de la clase y a pesar de su mentira, de que quer√≠a a todos los ni√Īos por igual, Teddy se convirti√≥ en uno de sus consentidos.

Un a√Īo despu√©s ella encontr√≥ una nota debajo de su puerta. Era de Teddy y le dec√≠a que ella hab√≠a sido la mejor maestra que hab√≠a tenido en toda su vida

‚Ķ y¬†¬†pasaron 6 a√Īos.

Por la misma fecha que le llegaban esas cartas recibió un día una de Teddy.

Ahora escribía diciéndole que había terminado la preparatoria, siendo el tercero en su clase y que ella seguía siendo la mejor.

Cuatro a√Īos despu√©s recibi√≥ otra carta que dec√≠a que a pesar de que la cosas fueron muy duras se mantuvo en la escuela y pronto se graduar√≠a con los mas altos honores. Le reiter√≥ a Mrs. Thompson que ella seguir√≠a siendo la mejor maestra y su favorita.

Pasados otros a√Īos recibi√≥ una nueva carta en la que le expresaba que despu√©s de que ella¬†concluy√≥ su carrera decidi√≥ viajar un poco. Le expresaba en ella lo mismo de siempre, refri√©ndose a su maestra, pero esta vez su nombre hab√≠a alargado un poco la carta. Estaba firmado por¬†Theodore F. Stoddard md.

La historia no termina aquí.

Existe una carta m√°s que leer. Teddy ahora dec√≠a que hab√≠a conocido a una chica con la que iba a casarse. Explicaba que su padre hab√≠a muerto hacia un par de a√Īos y le preguntaba a Mrs. Thompson si le gustar√≠a ocupar en su boda el lugar que usualmente es reservado para la madre del novio.

Mrs Thompson acept√≥‚Ķ y‚Ķ se puso el viejo brazalete y el perfume que Teddy recordaba que us√≥ su madre la √ļltima Navidad que pasaron juntos.

Se dieron un abrazo y el Dr. Stoddard le susurro al o√≠do, ¬ęGracias por creer en m√≠. Muchas gracias por hacerme sentir importante y mostrarme que yo puedo hacer la diferencia¬Ľ. Mrs. Thompson, con l√°grimas en los ojos, tom√≥ aire y le dijo:

¬ęTeddy, te equivocas: tu fuiste quien me ense√Ī√≥ que s√≠ puedo cambiar las cosas‚Ķ¬Ľ

Pausó, le miró y le explicó:

¬ęyo no sabia educar hasta que te conoc√≠¬Ľ.ūüė•