Haz lo que puedas y lo mejor que sepas allá donde estés… Y esto es lo máximo, no pidas más. En mis años adolescentes leí en algún sitio un pensamiento o máxima que después no he encontrado en mis diccionarios de “pensamientos y citas”: “Quien hace lo que puede no está obligado a más”.

Seguramente será algún refrán castellano, pero a mí me ha servido de mucho porque hacer todo lo que podemos por aquello que es bueno y convincente ya debe tranquilizarnos y lograr que nos sintamos bien con nosotros mismos. Además al afirmar que “no estamos obligados a más”, nos da mucha paz e impide que caigamos en el error de seguir flagelándonos con pensamientos negativos y con sentimientos de culpa.

Libros de Bernabé Tierno