«No hay cosa que más agrade a Dios que el a un alma que con e igualdad de ánimo lleve cuantas cruces le mandare; que esto hace el amor, igualar al amante con el amado».

(S. Alfonso Mª de Ligorio, «Práctica del amor a Jesucristo», cap. V, p. 72)