Sólo si nos ponemos un objetivo concreto, aunque sea muy simple progresaremos en nuestra mejora diaria. Un progresar constante, avanzando sin de agobios ni de grandes logros.