¿Hay algo más bonito que el ver dos jóvenes mirándose en rapto, rodeados de amor y apretándose las manos? Sí: el AMOR VIEJO: El amor de los mayores que continúan queriéndose desafiando al tiempo, con manos ajadas que todavía se aprietan. Pero para que el amor dure, hay que protegerlo y mimarlo cada día, todos los días… un cuidado de huerto y de rosal…