«Lo que necesita el , cuando es odiado por el mundo, no son palabras persuasivas, sino grandeza de alma.»

(Cartas de S. Ignacio de Antioquía a los Romanos cap 3, 1-5).

No es cuestión de señalar «esto se puede, esto no se puede», sino demostrar la grandeza de la vida .