Lo esencial es invisible a los ojos. Solo se ve con el corazón (El Principito).