Lo esencial es a los ojos. Solo se ve con el corazón.

(El principito, novela de Antoine de Saint-Exupéry)