«El único pájaro que se atreve a picotear un águila es el cuervo.
Se sienta sobre su espalda y muerde su cuello.
Sin embargo, el águila no responde,
ni lucha con el cuervo; no gasta tiempo ni energía en él, simplemente abre sus alas
y comienza a elevarse más alto en los cielos.
Cuánto más alto es el vuelo, más difícil es para el cuervo respirar y luego el cuervo se cae por falta de oxígeno.

Deja de perder el tiempo con los cuervos.
Con gente dañina que sólo se acerca a tú vida para intentar desestabilizarte para proyectar sobre ti,
sus propias tormentas.

Solo llévalos a tus alturas y se án solos».

Autor: desconocido