«Soy una persona muy sensible. Una persona con sentimientos muy vulnerables. Mi mejores amigos en el mundo entero son los niños y los animales. Son los que dicen la verdad y te aman abiertamente sin reservas. Los adultos saben cómo ocultar sus sentimientos y sus emociones, mienten. Te sonreirán a la cara y te criticarán por detrás. Los niños no han aprendido a hacerlo todavía y no pueden hacerte daño».

()