Las misericordias de Dios nos acompañan día a día. Basta tener el corazón vigilante para poderlas percibir ()