Me despierto con un sudor frío. No puedo decir si es la pesadilla o la realidad. Veo la sangre en mis manos y el cuchillo frente a mí. No estoy seguro de lo que pasó, pero sé que necesito salir de aquí antes de que alguien me encuentre.