El hipopótamo era enorme, el doble del tamaño del elefante más grande. Su piel era de un rojo profundo y oscuro, y sus ojos eran negros como el carbón. Abrió la boca, revelando filas de dientes afilados y mortales.