La Fiesta del Asno

Además de los numerosos hechos históricos que han acontecido en la catedral de Notre Dame, el monumento también ha sido centro de de fiestas populares como por ejemplo la Fiesta del Asno.

Así, cada 26 de diciembre un ciudadano de París era elegido para ejercer como “obispillo”. La persona que debía tomar tal papel era vestida al igual que un obispo y montada en un asno. Debía recorrer el interior de la catedral de Notre Dame atravesando un pasillo de fieles que bailaban y cantaban disfrazados. Al acabar el desfile celebraban una gran comida.