Mi papá trabaja en una mina de cobre, aquí en Chile, hace unos días llegó contando la historia de uno de sus trabajadores. Este sujeto, se quedó trabajando hasta tarde, hasta la noche, en la cordillera (allí está lamina). A eso de las doce se le apareció lo que parecía ser un humano, completamente negro, muchísimo más alto que el común. Le tomó de las manos y se las rasguñó, luego, mientras el sujeto intentaba escapar, le rasguñó la espalda.

Él corrió y se encerró en una pieza, creyendo estar a salvo. Tras unos cuantos respiros tranquilizantes, cuando todo parecía estar en calma, el Tipo de Negro se le apareció frente a él, entrando a la habitación de alguna manera extraña, puesto que la habitación solo tenía la puerta de entrada y el sujeto la había cerrado.

Actualmente la víctima de todo esto se encuentra en shock y está con un colapso nervioso. Los médicos dijeron que lo que lo había rasguñado no era humano, sino que pertenecía a las garras de un animal…