Un día, mis sobrinos me pidieron que los cuidara. Estuve de acuerdo, pero solo porque quería deshacerme de ellos.
Mientras dormían, no pude evitar pensar en lo fácil que sería simplemente matarlos.