Mientras recogía rosas en su jardín, una de las espinas de Jane le pinchó el dedo. Cuando apartó la mano, vio que el rosal se movía.