Soluciones en un país de vagos

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Ayudarles a adquirir hábitos de trabajo
No se trata de una manipulación genética. Si uno quiere que los estudiantes o los trabajadores rindan más, aprovechen mejor el tiempo, hay que darles objetivos a corto plazo.
Este es el resutado del siguiente estudio científico. (Continúa en Leer más…)

De mono perezoso a mico trabajador


Monos capuchinos.

Trabajar o no trabajar, he ahí el dilema.

Gracias a una terapia genética, científicos estadounidenses lograron transformar a monos perezosos en adictos al trabajo.

Como muchos de sus parientes humanos, usualmente los monos sólo trabajan duro cuando saben que van a obtener algo a cambio.

Sin embargo -para preocupación de los homínidos mencionados en el
párrafo anterior- los simios que recibieron un tratamiento genético en
Estados Unidos dieron lo mejor de sí en todo momento.

Los monos que son utilizados en laboratorios
generalmente aprenden a manipular palancas para recibir agua o comida,
pero sólo se concentran en el objetivo cuando sienten que se acerca el
momento de la gratificación.

Ética de trabajo

Pero ahora, investigadores del Instituto Nacional de Salud
Mental, en Estados Unidos, desarrollaron un tratamiento genético que
cambió la ética de trabajo de algunos perezosos monos de una manera
sorprendente (o preocupante, según se le mire).



Los monos bajo la influencia del tratamiento no dejaron las cosas para más tarde


Doctor Barry Richmond

“Normalmente,
los micos y las personas tienden a aplazar el trabajo cuando tienen
mucho tiempo para hacerlo y trabajan mejor cuando la recompensa está
más cerca”, dijo Barry Richmond, quien lidera el grupo de científicos.

“Los monos bajo la influencia del tratamiento no dejaron las cosas para más tarde” agregó.

El tratamiento consiste en bloquear la dopamina, un importante químico cerebral.

Sin embargo, después de diez semanas, los efectos del
tratamiento desaparecieron y los monos volvían a ser los mismos seres
desmotivados de antes.

El doctor Richmond cree que un tratamiento basado en este concepto
podría beneficiar algún día a personas que sufren de condiciones
clínicas como depresión, en la que la motivación ha desaparecido casi
por completo.

Sin embargo, aún está por verse si muchos de nosotros queremos ver este tratamiento en manos de nuestros jefes.

Para ese momento, tal vez sea mejor ya estar jubilado.

https://news.bbc.co.uk/hi/spanish/science/newsid_3558000/3558192.stm

Más anécdotas: