En Castellano se llama huevón al que no tiene iniciativa y está atrapado por la acidia. En la cama tiene un pulpo que le abraza. Todo el hierro que ha tomado en su vida (lentejas etc.) lo tiene almacenado en el trasero… y el sillón delante de la TV es un poderoso imán. Una persona que ni pide permiso, ni pide perdón… simplemente su filosofía es retrasar: su ley es no tomar decisiones. El Señor Pérez-Oso le llaman en el barrio…
Ofrecemos a continuación una bella imagen literaria: el sapo que está en agua caliente

El sapo y el agua

Un abogado amigo mío, Renato Pacca, me envía un texto interesante: varios estudios biológicos demuestran que un sapo colocado en un recipiente con el agua de su propia laguna, se queda inmóvil mientras estamos calentando el líquido. El sapo no reacciona al gradual aumento de la temperatura (cambios de ambiente) y muere cuando el agua hierve, hinchado y feliz.

Por otro lado, otro sapo que dejemos caer en ese mismo recipiente con el agua ya hirviendo, saltará fuera inmediatamente. Medio chamuscado,¡pero vivo!
CONTINÚA…

En ocasiones, somos sapos hervidos. No nos damos cuenta de los cambios. Nos parece que todo marcha muy bien, o que lo que no anda bien va a pasar, que es sólo cuestión de tiempo. Estamos a punto de morir, pero nos quedamos flotando, estables y apáticos, en el agua que no deja de calentarse minuto a minuto. Acabamos muriendo, hinchaditos
y felices, sin haber llegado a sentir los cambios que se producían a nuestro alrededor.

Hay sapos hervidos que aún creen que lo fundamental es la obediencia, y no la competencia: manda quien puede, y obedece quien tiene juicio.
En definitiva, ¿dónde está la vida de verdad? Es mejor salir medio chamuscados de una situación, pero vivos y listos para la acción.

EXTRAÍDO DEL BLOG DE CLAUDIO COELLO

curiosidades
historias
relatos
anecdonet
metaforas
chistes

cuentos

refranes