En
un discurso durante una graduación universitaria hace varios
años, Brian Dyson, CEO de Coca Cola Enterprises, habló
sobre la relación del trabajo con nuestros compromisos,
expresando lo siguiente:

Imagínense
la vida como un juego en el cual están haciendo malabares con
cinco pelotitas. A cada una le dan un nombre: trabajo, familia,
salud, amigos y animo, y están manteniendo todas esas
pelotitas en el aire…..

En
un discurso durante una graduación universitaria hace varios
años, Brian Dyson, CEO de Coca Cola Enterprises, habló
sobre la relación del trabajo con nuestros compromisos,
expresando lo siguiente:

Imagínense
la vida como un juego en el cual están haciendo malabares con
cinco pelotitas. A cada una le dan un nombre: trabajo, familia,
salud, amigos y animo, y están manteniendo todas esas
pelotitas en el aire.

Enseguida se darán cuenta de
que el trabajo es una pelotita de goma, si se les cae, esta rebotará.
Pero las otras cuatro pelotitas: familia, salud, amigos, ánimo,
son de vidrio. Si una de ellas se les cae, se raspará,
marcará, cortará, y dañará o incluso se
hará añicos sin que se pueda hacer algo por evitarlo.

Esta
pelotitas nunca volverán a ser las mismas. Ustedes deben
comprender esto y luchar por alcanzar el equilibrio en su vida.
¿Como? No socaven su valor comparándose con otros. Es
debido a que somos diferentes unos de otros que somos especiales.

No
establezcan sus objetivos basándose en lo que otras personas
consideran importante. Solo ustedes saben lo que es mejor para
ustedes.

No den por hecho las cosas cercanas
al corazón. Aferrense a ellas como a su vida porque sin ellas
la vida no tiene sentido.

No
dejen que su vida se les escape de las manos viviendo en el pasado o
para el futuro. Solo viviendo cada día a la vez se pueden
vivir TODOS los días de la vida. No se rindan cuando todavía
tengan algo que dar. Nada realmente se termina hasta el momento en
que dejan de intentarlo.

No tengan miedo de admitir que son
menos que perfectos. Este es el frágil hilo que nos une.

No
tengan temor de tropezar con riesgos. Es asumiendo riesgos que
aprendemos a ser valientes.

No
saquen el amor de su vida diciendo que es imposible encontrar tiempo.
La forma más rápida de recibir amor es dándolo;
la forma más rápida de perder el amor es asfixiándolo;
y la mejor forma de mantener el amor es dándole alas.

No
corran por la vida tan rápido que no solo se olviden donde han
estado, sino también hacia donde se dirigen.

No
se olviden, la mayor necesidad afectiva de una persona es sentirse
apreciada.

No tengan miedo de aprender. El
conocimiento es invalorable, un tesoro que siempre se puede llevar
fácilmente.

No usen el tiempo o las palabras a
la ligera. Estos no pueden recuperarse.

La vida no es una carrera, sino un
viaje en el cual debe disfrutarse cada paso del camino.

El ayer es historia.

El mañana es un misterio.

Y el HOY es un regalo: es por ello
que lo llamamos «El Presente».