Adiós

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Origen etimológico de la palabra ADIÓS

Vinieron los padres de un colega cubano. Era la primera vez que salían de Cuba. Impresionaba la majestuosidad de su humildad. Al despedirnos intercambiamos saludos: – Adiós – les dije.
– Salud- me contestaron.

Adiós viene etimológicamente de a la buena de Dios, que pasó a ser a la de Dios y por último a – Dios.

Sigue en Leer más…

Dios te guarde hasta volverte a ver;

Cuidete su amor divino,

Guíete por su camino;

Dios te guarde hasta volverte a ver.

 

Siempre fiel, siguiendo sus huellas,

Sirve a Cristo con amor y fe;

Fervoroso, firme, sufrido,

Dios te guarde hasta volverte a ver.

 

Dios te guarde hasta volverte a ver;

De sus alas al abrigo

No te venza el enemigo;

Dios te guarde hasta volverte a ver.

 

Dios te guarde hasta volverte a ver;

De los males de esta vida

Protección te es ofrecida;

Dios te guarde hasta volverte a ver.

 

Dios te guarde hasta volverte a ver;

De amor la bella bandera

Te cobije por doquiera;

Dios te guarde hasta volverte a ver.

El autor de este himno de popularidad mundial, dice que fue escrito en 1883 simplemente como un Cristiano “adiós”, que no fue solicitado por nadie ni escrito para alguna ocasión especial, sino que simplemente fue compuesto sobre la base del significado etimológico de la palabra “adiós” en inglés: “good-bye”, que es “God be with you”, “Dios esté contigo”, que es tal y como aparece en inglés lo que se ha traducido por “Dios te guarde”.

Es incuestionable que el himno debe mucho de su uso a la tonalidad del Sr. Tomer, con la que siempre se canta, y es por ello de gran interés saber que, cuando el himno fue escrito, el Dr. Rankin envió una copia del primer verso a dos diferentes compositores, uno muy conocido, y el otro desconocido y aun no un músico competente, con la petición de que presentaran una melodía para el himno.

Cuando llegaron estas, y el Dr. Rankin las examinó, seleccionó la melodía del compositor desconocido, la mostró al organista de su iglesia, que sugirió uno o dos arreglos, hizo que se cantara en uno de sus cultos, y adoptó la melodía para su himno, en unión de la cual ha probado ser de inmenso valor. El Sr. Tomer era maestro de escuela, cuando escribió la tonada a petición del Dr. Rankin.
Más anécdotas: