Nació el 11 de mayo de 1899 en . Provenía de una familia acomodada. Era una mujer inteligente, profesora y periodista. En contacto con sus alumnos, conoció los problemas sociales de los pobres, que después denunció en sus artículos periodísticos. Para ampliar sus horizontes y experimentar directamente lo que implicaba ser discriminado, aprendió el oficio de encuadernadora y también trabajó para una modista. Se afilió al partido socialista cristiano y fue redactora de su , ocupándose sobre todo de problemas sociales .

En 1929, cuando tenía 30 años, solicitó ingresar en el de las Religiosas de la , congregación húngara fundada por Margit Schlachta para promover obras caritativas y sociales en favor de la mujer, actualmente presente en , Canadá, México, Taiwan y . Emitió los votos temporales en el año 1930. Eligió como lema de su vida las palabras de Isaías: «Heme aquí: envíame» (Is 6, 8).

Desempeñó su primera labor en su ciudad natal, donde organizó la obra caritativa . A continuación, fue enviada a Komárom con la misma finalidad. Creó una católica femenina, gestionó una librería religiosa, dirigió un hospicio para pobres y también se dedicó a la enseñanza. Los obispos de Eslovaquia le encomendaron la organización del movimiento nacional de jóvenes. En aquella época impartía cursos de dirección y publicaba manuales.

En su corazón Sara albergaba el deseo de ir a misionar a China o a Brasil, pero el estallido de la no se lo permitió. Después de algunas incomprensiones con sus superioras, en 1940 emitió los votos perpetuos.

Como directora nacional del movimiento católico de jóvenes trabajadoras creó el primer colegio húngaro para trabajadoras, cerca del lago Balaton. En Budapest abrió casas para trabajadoras y organizó cursos de formación.

Cuando el partido nacionalsocialista húngaro alcanzó el poder y comenzó a perseguir a los judíos, las Religiosas de la Asistencia dieron refugio a muchos. Por su parte, sor Sara, con grandes sacrificios y poniendo en peligro su vida, les brindó alojamiento en las casas que había fundado para las trabajadoras.

Durante una redada en Budapest, los soldados la y la condujeron hasta un muelle a orillas del Danubio. Allí, mientras se hacía la señal de la cruz, la fusilaron, con la catequista Vilma Bernoviczs y las personas que había escondido en su casa. Era el 27 de diciembre de 1944; después arrojaron su cuerpo al río.

En 1996 la archidiócesis de Esztergom-Budapest inició su proceso de beatificación y .