Amistad en anécdotas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

La
amistad verdadera

El amor de amistad es el
más plenamente espiritual y el proto­tipo del verdadero amor. Es amor de
benevolencia mutuo y recí­proco. Es entrega de persona a persona, en total
sintonía. Es el amor que Dios desea tener con los hombres, y que querría que
tuviéramos los hombres entre nosotros. La amistad está llena de servicio
desinteresado, de comprensión afectuosa, de lealtad.

“La amistad verdadera supone también un esfuerzo cordial por comprender
las convicciones de nuestros amigos, aunque no lleguemos a compartirlas, ni a
aceptarlas”.


“No
permitas nunca que crezca la hierba mala en el camino de la amistad: sé leal”.
[ii]

Este amor de amistad es “más fuerte que la
muerte”. Quizá ésta separa momentánea y físicamente a los amigos, pero no
rompe los lazos de amistad. Además, con la muerte del que quedó aquí abajo, se
restablece la relación directa. Bueno, no siempre: Es preciso que ambos se
salven y se “reencuentren” en el Cielo.

Amigos… ¡para siempre! En pleno caos de persecución religiosa en España, Josemaría tenía motivos se rios para temer por su vida. Así lo manifestaba a su buen amigo, también sacerdote, Don Pedro Poveda: -“Si morimos, ¿también sere mos amigos en el Cielo?”. Coincidieron ambos, con lógica sobrena tural, que en la Gloria se querrían aún más. [iii]

[i] Surco, n. 746
[ii] Surco, n. 747
[iii] El Fundador, pg. 163

Más anécdotas: