Nunca por hacer las cosas bien, se ha perdido el tiempo