“Tengamos presentes a nuestros ancianos, para que sostenidos por las familias e instituciones, colaboren con su sabiduría y experiencia a la educación de las nuevas ”

“Las abuelas y los abuelos son nuestra fuerza y nuestra sabiduría”

“Cuando una sociedad pierde la memoria, está perdida. No tiene raíces”

“A los abuelos se les ha confiado transmitir la experiencia de la vida, la historia de una familia, de una comunidad, de un pueblo y son una promesa y una garantía del futuro”

La pandemia del Covid ha ocasionado muchas muertes de mayores, los Estados tenían la labor de protegerlos y no lo han hecho (por lo menos en España).

Algunas noticias que lo confirman:

Parece ser que al gobierno socialista-comunista español no les ha interesado salvar vidas de mayores (o no han sabido), deberían recordar a Vladimir Ilyich Lenin en el Discurso en la I Sesión del III Congreso de Juventudes Comunistas de Rusia (Moscú, 2 de octubre de 1920), cuyo título versaba «Tareas de las Juventudes Comunistas» y donde se dijo:

Los miembros de las Juventudes Comunistas deben, en su pueblo y en su barrio, aportar su contribución, por ejemplo – un pequeño ejemplo – al mantenimiento de la limpieza o a la distribución de víveres. ¿Cómo se hacían las cosas en la vieja sociedad capitalista? Cada uno trabajaba sólo para sí, nadie se ocupaba de si había ancianos o enfermos, o si todos los quehaceres de la casa recaían sobre una mujer, que por ello estaba esclavizada y aplastada. ¿Quién tiene el deber de luchar contra todo esto? La Unión de Juventudes Comunistas, que debe decir: nosotros trasformaremos esto, organizaremos destacamentos de jóvenes que ayudarán en los trabajos de limpieza, en la distribución de víveres, recorriendo sistemáticamente las casas, que trabajarán en forma organizada para el bien de toda La sociedad, repartiendo con acierto las fuerzas y demostrando que el buen trabajo es el trabajo organizado.