No hacer esperar en la decisión.

Si al final lo voy a hacer ¿Por qué hacerle esperar?

El casarse, el decidir la propia vocación profesional o, incluso religiosa, puede llegar a eternizarse en caso de no adoptar una decisión. Hay cosas que NO DEBEN ESPERAR, aunque haya que decidir a conciencia…

4 de abril de 2006, 17h23

Dos ancianos de 85 y 96 años se casan en el norte de Colombia

BOGOTÁ (AFP) – Cleotilde Charry, de 85 años, y Juan Fontalvo, de 96, decidieron casarse en el norte de Colombia después de más de 70 años conviviendo, en medio de la algarabía de una numerosa familia, que trasladó a la novia en motocicleta y presenció un verdadero acto de «amor eterno».

El recién casado dijo que decidió legalizar su unión cuando estuvo seguro de que conocía «a fondo» a su compañera, quien llegó a la boda, celebrada en el patio trasero de su humilde vivienda, vestida de blanco y montada en una motocicleta.

«Usted sabe que al comienzo uno no sabe con quién va a ‘meter la pata’, pero ya la conocí a fondo», dijo Fontalvo, que sufre de ceguera, al término de la ceremonia.

Por su parte, la octogenaria, al ser interrogada por la decisión, explicó que «él fue el que no se quiso casar antes», y confesó que dudó por un momento cuando la persona que presidió el acto le preguntó si aceptaba o no como esposo a Fontalvo.

«¿A Juan Fontalvo…? Ah sí, yo lo acepto por esposo», exclamó la anciana desatando la risa en sus allegados, que conocen los problemas de sordera de su abuela.

«Esto sí es una muestra de amor eterno», dijo uno de los nietos. «Ya me muero con ella, cero divorcios», ratificó el anciano mientras bailaba música típica, antes de anunciar que pasarán una luna de miel en el balneario de Cartagena de Indias.