Muchos pocos forman un gran mucho

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,78 de 5)
Cargando…

Muchos pocos forman un gran mucho
Una vez se encontraba un rey con un súbdito y éste necesitaba comer y fue a presentarle sus problemas al sabio monarca y le dijo: “Te daré arroz si me ganas en una partida al ajedrez: por cada movimiento que hagas, el grano de arroz se irá multiplicando por dos empezando por uno.” Dijo el soberano con confianza a la victoria.
Continúa…

El campesino aceptó la apuesta y comenzó la partida: A la XX jugada el rey acabó con todas sus reservas (480.288 granos de arroz). Así el rey aprendió a no hacerse el chulito y no juzgar por las apariencias, ya que el campesino tenía cara de pringaillo, pero al final… menuda “paliza” que le metió.

Pablito R., 12 años


Más contenido: