El creerse la , lleva a en las que se espera ciertos privilegios. Así una persona acostumbrada a que le sirvan espera que le abras la puerta del ascensor; una persona un poco mayor, puede llegar a esperar que le cedan el asiento en el metro o en el bus; se ofende si no le ceden la pared al andar por la vía pública; son tonterías imperceptibles que nos a pensar que los que sufren con estas alucinaciones son tontos de remate, susceptibles enfermizos.

Un chiste tonto, pero que puede servir de ejemplo:

En una iglesia hay un cepillo (hucha con ) con dos carteles.
Uno dice «para los ».
El otro, debajo, aclara «se agradecera que los enfermos usen el cuarto de baño».