El amor abre todas las puertas
Autor: Historia Sufí

En una ciudad
nacieron dos hombres, el mismo día, a la misma hora en el mismo lugar. 

Sus vidas se desarrollaron y cada uno vivió muchas experiencias
diferentes. 
Al final de sus vidas ambos murieron el mismo día, a la
misma hora, en el mismo lugar. 
De acuerdo a la leyenda se dice que al
morir tenemos que pasar por un gran portal de oro puro, donde allí un
guardián, nos hace ciertas preguntas para permitirnos pasar. El primer
hombre llegó y el guardián le pregunta: 
¿Qué fue de tu vida? 
El
responde: «conocí muchos lugares, tuve muchos amigos, hice negocios que
produjeron grandes riquezas, mi familia tuvo lo mejor y trabaje duro».
el guardián le pregunta: 
¿Qué traes contigo? 
El responde: «todo ha
quedado allí, no traigo nada», ante esto el guardián responde:
 Lo
siento no puedes pasar debido a que no traes nada contigo». 
Al escuchar
estas palabras el hombre llorando y con gran pena en su corazón se
sienta a un lado a sufrir el dolor de no poder entrar….. 
El segundo
hombre llegó y el guardián le pregunta: 
¿Qué fue de tu vida? El
responde: «desde el momento en que nací, fui un caminante, no tuve
riquezas, solo busque el amor en los corazones de todos los hombres, mi
familia me abandono y en realidad nunca tuve nada»…. 
el guardián le
pregunta: ¿Encontraste lo que buscabas? 
El le responde: «Si, ha sido mi
único alimento desde que lo encontré….. 
El guardián responde: Muy
bien puedes pasar!… 
Pero ante esta respuesta el hombre responde: «El
Amor que he encontrado es tan grande que lo quiero compartir con este
hombre sentado al lado del portal, sufriendo por su fortuna… 
dice la
leyenda que su amor era tan grande que fue suficiente para que ambos
pasaran por el portal.