Emilia Kaczarowka Emilia Kaczarowka es amiga mía; tiene casi 40 años y es esposa de un obrero textil. 
Vive en un pueblo muy pobre de un país comunista.

Emilia tiene un hijo y me platica de las dificultades que ella y su marido enfrentan para sacar adelante la familia. Sabe que yo tengo cierta intuición y buen criterio para aconsejarla y por eso acude a mi con frecuencia. 
Esta vez hablando de los hijos, comentamos lo incierto que aparece el futuro para una familia como la de ellos.


Yo se que Emilia morirá en no mas de 10 años y no solo eso, su marido morirá
pronto nada mas al comenzar la guerra. Su hijo mayor morirá también. ¿La
planeación familiar es una necesidad para ellos? ¿Que futuro les puede esperar?
¡No! ¡¡Mejor que no nazca Emilia!!

Además ya casi tienes cuarenta años; a esa edad ¡puedes tener un hijo deforme!
Puedes recurrir a diversos procedimientos para evitarlos, ¡no se te ocurra
tener ni uno sólo mas! Serías insensata, inhumana, irresponsable… 
¿Qué
herencia les vas a dejar? 
Piensa en el mundo tan desastroso que verán tus
hijos, contempla los días tan difíciles que vivimos después de la invasión de
nuestro país.

Emilia me escuchó con paciencia y atención; me dio las gracias y se despidió de
mi.


A los pocos meses Emilia me da la noticia de que esta embarazada; yo me indigno
y la lleno insultos: «¡Estas mujeres ignorantes y necias que no saben
hacer otra cosa que tener hijos!» 

Ella callada me escucha serena y
continua su pesado trabajo, y lleva con una amable sonrisa las dificultades
propias del embarazo. 
Finalmente, Emilia da a luz a un hijo más. Mis
predicciones fatalistas se cumplen una tras otra:
Emilia muere dejando a su pequeño hijo de apenas 10 años, luego muere su hijo
mayor, y finalmente muere su esposo. 

Solo queda en el mundo el pequeño Carlos.
Hoy, muchos años después, millones de hombres y mujeres de todas las razas y
todas las condiciones sociales llaman a Carlitos de otra manera: Le dicen
cantando: «BEATO JUAN PABLO II, TE QUIERE TODO EL MUNDO ¡¡Emilia,
Perdóname!!