«¡He acabado encerrado y nadie viene a buscarme! ¡Ayuda!» publicaba David en su perfil en las sobre las 00.45 horas de la madrugada del miércoles, junto con una foto del coche del metro totalmente a oscuras.