De ahí que la sea «la forma más pura y rara de la »

(Simon Weil)